Santiago Payo y el ministro de Salud José Esteban.

Reemplazará a Juan López, quien tuvo que dejar el cargo tras las denuncias por vacunaciones irregulares. 

A fines de la semana pasada se conocía que Juan López dejaba de ser el gerente del Hospital Juan Domingo Perón. También ya se sabía que su reemplazante en el nosocomio tartagalense sería el exsenador justicialista por el departamento San Martín, el médico Santiago Payo.

Municipalidad de Salta

López tuvo que resignar el puesto tras conocerse que en su hospital se habían vacunado a otras personas además del personal sanitario. El escándalo tomó ribetes nacionales y se anticipó al resonado caso de las vacunas VIP que hiciera caer al ministro de Salud de Nación.

Esta mañana Payo puso su firma al contrato como nuevo gerente. Antes de hacerlo aseguró a la prensa salteña: “cuando empiece a revisar y evaluar servicio por servicio y la estructura hospitalaria voy a tener un panorama de cómo se encuentra el hospital”.

Sobre los motivos de la remoción de López, indicó que “como funcionario no puedo contestar porque no estaba en ese momento tomando decisiones. Si hubiera estado yo probablemente no lo hubiera hecho”.

Hospital abarrotado

“Es un hospital que hay que jerarquizarlo y darle mayor capacidad de asistencia porque somos responsables por ser cabecera de área de la atención de todas esas personas. Esto es un trabajo que hay que hacer y programar para mejorar la infraestructura y tener una asistencia óptima”, señaló Payo respecto a lo que sucede actualmente en Tartagal.

Según palabras del nuevo gerente, el Juan Domingo Perón es un hospital pensado para atender a una población de 25 mil habitantes. Actualmente su área de influencia y acción supera las 200 mil personas. No sólo atienden casos de su ciudad, sino también de localidades alrededor del departamento.