Jorge Nanni (fotomontaje).

El bodeguero acusado de retener animales sin el consentimiento de sus dueños a los que luego quiere cobrar dinero por pasteo, cargó contra el abogado Héctor Leccese. El letrado habló hoy con Cuarto Oscuro.

El letrado habló hoy con el programa Cuarto Oscuro que se emite por FM La Cuerda (104.5). Allí mencionó que – contrariamente a lo que declaró Nanni – él no patrocina a los denunciantes, sino que se limitó a orientar a los mismos. Sí remarcó que “es un tema difícil por el tipo de persona que se trata. Jorge Nanni es una persona muy reaccionaria, un empresario de muchos años de Cafayate que vive denunciando a todo el mundo, amenazando a todo el mundo y tratando de llevarse por delante a quien se le cruza, cual patrón de estancia”, dijo a modo de introducción.

Municipalidad de Salta

Sobre el caso específico, el letrado manifestó: “Se viralizó una corrida de animales que él [Jorge Nanni] denomina ‘juntada’, pero contradictoriamente manifiesta haber sacado permiso para ‘corrida’ ante el Juez de Paz de Cafayate porque hay una ley que es típica de las zonas rurales que autorizan al juez de paz a tener esa prerrogativa”, destacó. Leccese explicó que Nanni arrendó un campo por diez años para intentar convencer a los propietarios lindantes de juntar los animales y alambrar la zona a la vera del río en un lugar denominado Las Pircas (en el límite entre la pequeña Animaná y el paraje Corralito) para que lleven sus animales para hacer lo que todos denominan “corridas”. “Eso está reñido con las normas que tenemos en vigencia. En medio de toda esta pandemia a él se le ocurrió esta ‘juntada’, ‘corrida’ o como la quiera llamar en donde estuvo participando muncha gente con asado popular que él mismo reconoce y en donde dijo haber gastado 70 mil pesos y recaudó 120 mil”, enfatizó el abogado que luego detalló la naturaleza del problema mayor.

“De todos modos, la mayoría de la gente que se quejó – propietario de animales o de fincas vecinas – manifiestan que hubo animales dentro de ese predio – alrededor de 400 – que no fueron puestos por su voluntad, sino que habían sido arriados por otras personas y que ellos en ningún momento habían querido que esos animales lleguen al lugar. Y que cuando fueron a querer retirarlo, caso específico de un señor Díaz, de otro de apellido Rodríguez y varias otras personas que están haciendo las denuncias. Cuando la gente quiso ir a retirar sus animales él les quiso cobrar 3 mil pesos por cada animal a cada uno de los propietarios, como si los propietarios tuviesen la obligación de pagarle un pastaje que nunca habían pactado. Le recuerdo que el pastaje es un contrato del derecho civil y por el cual dos personas manifiestan su voluntad de someterse a un pastaje: una de prestarlo y la otra de tomar ese servicio y se estipula un precio consensuado y no arbitrario”, explicó.

Puesto a opinar sobre cierta animosidad que el empresario muestra para con su persona, Héctor Leccese mencionó: “ignoró porqué es. No lo conozco prácticamente a él. Tuve el infortunio de conocerlo en una confitería céntrica de Cafayate en donde hablamos de un juicio que yo tengo contra un hijo de él no reconocido, pero eso es un tema aparte que ya está por ser sometido a la Justicia”, relató el entrevistado quien preciso que los miércoles tiene un segmento radial en donde evacua gratuitamente consultas jurídicas que le transmiten los oyentes.

“Cuando los medios de Cafayate le preguntaron qué pasaba con los videos que se viralizaron en donde él de manera prepotente invita a un tal Carlos Rodríguez a pelear, la respuesta de él fue atacarme a mí porque horas antes yo había dado mi opinión ante una de las consultas que me hicieron: si era legal lo que él estaba haciendo. Dije claramente que no era legal y que no era la primera vez que tomaba conocimiento de ello”, remarcó.