Las marcas en el cuerpo del joven tras las torturas (Foto: El Tribuno)

Submarino seco, golpes, amenazas y demás vejaciones fueron parte de la mala experiencia que pasó una pareja cafayateña detenida el sábado.

Mariana y Héctor Cruz, ciudadanos de Cafayate, denunciaron en la Fiscalía que fueron detenidos sin razón alguna a la salida de un boliche. Eran alrededor de las 5 de la mañana, estaban tomando una cerveza en la puerta cuando arribaron dos patrulleros con cinco uniformados y una mujer policía, quienes procedieron a detenerlos.

Municipalidad de Salta

“Nos tiraron al piso y nos golpearon hasta que nos hicieron ascender a los móviles de la policía”, comentó la joven detenida.

La pareja luego fue llevada a la comisaría, donde al muchacho pasó por una serie de torturas y abusos: le cortaron el cabello con un cuchillo y fue sometido al submarino seco, es decir, le colocaron una bolsa en la cabeza para asfixiarlo. Luego también fue golpeado e incluso le apretaron el torso con una puerta.

Mariana comentó a El Tribuno: “a la hora de detenernos no nos hicieron el control médico que supuestamente garantiza el protocolo policial, pero luego de la paliza tampoco se nos dio lugar a un médico para atender nuestras lesiones”.

El testimonio aterrador no se acaba ahí, sino que la mujer contó que cuando la llevaron hasta la celda “Había un chico detenido cuando un policía me tiró al piso frente al calabozo. Yo estaba llorando y con una sola mano me levantó de los cabellos como en las películas de Pedro Picapiedras y me arrastró hasta la celda”.

“Tuvimos que recurrir a un abogado para que nos asesore y poder poner la denuncia correspondiente contra personas que nunca quisieron identificarse dentro de la comisaría de Cafayate, pues todos a la hora de golpear se despojaron de sus identificaciones y de sus jinetas”, comentó Mariana.

La denuncia por el abuso policial y las torturas fue realizada en la Fiscalía, ya que en la propia comisaría no se la quisieron tomar.