El cacique Simplicio y la ministra Figueroa

El integrante de la marcha de comunidades indígenas que arribó a Salta detalló las negociaciones con el gobierno provincial. Aseguró que hay buenas noticias por pate de Salud, pero no sucede lo mismo con la cartera comandada por Verónica Figueroa.

Representantes de las comunidades indígenas arribaron a la capital salteña días atrás en busca de diálogo con las autoridades provinciales. Una serie de reclamos primordiales los movilizaron. Agua, salud, alimentos y apoyo estatal, entre ellos. Tras más de dos semanas de que llegaran, las negociaciones con los distintos ministros y ministras avanzan, en algunos casos, y en otros se mantienen estancadas

Municipalidad de Salta

Leonardo Simplicio es el cacique de Misión Salim, vive en carne propia las vicisitudes de las comunidades en el norte provincial. En el aire radial se refirió a las “novedades” de la mesa de diálogo que llevan adelante con funcionarios del gobierno. “No son tan positivas, por una parte. En el caso de Salud sí lo son, pero en el caso de Desarrollo Social, no. Porque nos están peloteando”, aseveró.

Las buenas noticias, en cuanto a lo que respecta Salud, son el encuentro con el ministro Juan José Esteban. Así lo detalló Simplicio. “Esteban nos ha atendido en el Grand Bourg, aunque la idea era hablar con el gobernador Gustavo Sáenz. Hablamos sobre el tema del APS [Atención Primaria de la Salud]. Nosotros lo desconocíamos”, aclaró el cacique. Además detalló que se “enteraron” que tanto en Misión Salim 1 y 2, La Esperanza así como en Padre Lozano, hay 3 agentes sanitarios destinados a este programa. El inconveniente es que estas personas están dentro del grupo de riesgo, dada la situación de pandemia.

En definitiva, la reunión con Esteban sirvió para ponerlo al tanto de esta situación y pedir que designe a otros agentes sanitarios. El ministro se comprometió para tal fin.

No los recibió la ministra

El cacique también detalló la reunión que tuvieron con una funcionaria de Desarrollo Social. A diferencia de salud, no fueron atendidos por la ministra, sino por una secretaria. “Ya habíamos enviado una nota al ministerio, así que sabían que llegábamos. Pero derivaron la nota a [la Secretaría de] Asuntos indígenas. Yo le expliqué a Dolores [por la funcionaria que los recibió] que no entendía por qué hacían eso. Porque nosotros sabemos que tenemos una ministra y otros funcionarios ahí, pero ya nos hemos cansado de comentarles las problemáticas de la comunidad. No tenemos agua, no tenemos luz, no tenemos APS… infinidad de cosas que nos faltan. Entonces nos dicen que nos van a dar solución, pero hasta ahora nada. Por eso venimos hasta la capital. Entonces no entendemos por qué les reenvían la nota a ellos, porque es una área que no nos representa”, señaló.

“Esa es la mala noticia, porque yo sé que Desarrollo Social no quiere ponerse las pilas, porque en realidad ellos son los que tienen que arreglar. Hace más de quince días que estamos acá y nadie se hace cargo. Nos tienen que dar una respuesta. Hay una nota, hay un expediente, pero ellos ni se calientan. La gente de Desarrollo Social nos tiene que dar una solución para nosotros volver a nuestro territorio. Acá estamos corriendo un riesgo, hay Covid-19, algo que a las comunidades no llega”, indicó Simplicio, que además aclaró que no se irpan hasta obtener lo requerido, que es mínimo. El pedido que hacen a este ministerio es el siguiente: 100 chapas de zinc, 5 casas prefabricadas, además de colchones, frazadas y mercadería para el comedor de la comunidad.