Se trata de cuatro efectivos que prestaban servicio en la Dirección de Seguridad Urbana. Están imputados por los delitos de vejaciones calificadas y lesiones leves.

El hecho tuvo lugar la madrugada del 24 de noviembre de 2018 en Villa Asunción, en Salta Capital. Mientras los uniformados patrullaban la zona, y sin motivo alguno, comenzaron a disparar balas de goma contra unas personas que bebían cerveza en una vereda.

Municipalidad de Salta

Según detallaron los testigos, “llegaron los efectivos policiales en moto y sin mediar palabra, dispararon con escopetas e impactaron en la nariz, espalda y glúteos del joven”. Esta muchacho se metió en la casa y hasta ahí lo siguieron los uniformados. Dentro del domicilio “continuaron las detonaciones, a pesar de la presencia de niños y personas mayores”.

Tras perder el conocimiento, el joven baleado tuvo que ser socorrido. Lo llevaron primero al centro de salud de Villa Cecilia, luego fue derivado al Hospital San Bernardo. Allí le realizaron suturas y le diagnosticaron “fisura de nariz, con riesgo de pérdida del ojo derecho”.

La intervención de la Fiscalía Penal de Derechos Humanos se produjo tras la denuncia formulada por la madre de la víctima. El oficial ayudante Omar Francisco Vale (35); los cabos Diego Omar Sánchez (34) y Raúl Iván Quispe (34); y el sargento Rogelio Armando Nanda (37) -todos con revista en la Dirección de Seguridad Urbana- resultaron imputados por el delito de vejaciones y lesiones leves calificadas por el uso de la violencia, todo en concurso real y en calidad de autores. Ahora la fiscal penal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Bielke, requirió ante el Juzgado de Garantías 6, la elevación a juicio de la causa.