Imagen ilustrativa

Desde el Ministerio Público Fiscal señalaron que tras detener a un sujeto de manera violenta, lo golpearon, picanearon, le arrojaron gas pimienta y además lo forzaron a pelear con otro detenido.

Se trata de los sargentos Mario Milton Balanza Chauque (38), Hugo Antonio Morato (41) y Fabiana Andrea Marín (34). Estos policías están imputados por los delitos de vejaciones calificadas y lesiones leves, todo en concurso ideal y en calidad de autores.

Municipalidad de Salta

Según indica la web Fiscales Penales, el hecho por el que se acusa a estos uniformados tuvo lugar el 20 de junio de 2020, alrededor del mediodía en barrio Solidaridad. Ahí la víctima estaba junto a su padre en la vereda de su casa. Señalan que este último “lo insultó por tener una cerveza en la mano y llamó a un móvil policial, que estaba en la esquina”.

Al llegar los uniformados se desató la brutalidad policial. Cuando bajaron del móvil “ agarraron al hijo del cuello, lo tiraron al piso, lo esposaron y golpearon hasta subirlo al móvil. Una vez allí, lo acostaron en el piso del vehículo y lo pisaron en distintas partes del cuerpo”.

La madre de la víctima, quien declaró como testigo, quiso intervenir y también sufrió empujones y maltratos por parte de los acusados. La mujer al ver que su hijo era agredido por personal policial, se subió al móvil y les pidió que dejaran de golpearlo.

Pero no terminó ahí, pues una vez en la Comisaría de barrio Democracia, continuaron los golpes. El detenido narró que lo pusieron de rodillas y le dieron descargas con la picana eléctrica en un costado del abdomen. Luego le tiraron gas pimienta en la cara y le pusieron un balde en la cabeza, para golpearlo en los glúteos con un palo.

Desde la comisaría lo llevaron al Hospital San Bernardo para la revisión médica. De ahí fue derivado al Centro de Contraventores, donde los policías hicieron que peleara con un hombre detenido y en estado de ebriedad.

Fundamentos para el juicio

Como ya sucediera en más de una docena de casos similares este año, la fiscal penal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Bielke, requirió ante el Juzgado de Garantías interviniente, la elevación a juicio de la causa.

Simesen de Bielke sostuvo que los hechos denunciados guardan correlación con los certificados médicos incorporados al legajo de investigación. El médico legal diagnosticó que la víctima presentaba equimosis y excoriación en región frontal, inflamación e hinchazón en labio superior con excoriación en mucosa yugal, inflamación en labio inferior, equimosis varias en región torácica y excoriaciones costrosas en rodilla izquierda. Todas las heridas producto de las vejaciones recibidas.