Imagen ilustrativa

Según comentaron los presentes la muerte habría sido provocada por asfixia. El fallecido intentaba ayudar a una vecina que estaba siendo desalojada.

Un nuevo caso de brutalidad policial enluta una barriada salteña. En esta ocasión la zona alta de Floresta, donde según relataron a Cuarto, una familia se asentó en un terreno deshabitado. Precisamente ese lote sería de un policía quien al ver que se asentaban en su tierra pidió a sus camaradas que intervinieran.

Al lugar llegaron miembros de Infantería y de la Comisaría 4° que intentaron realizar el desalojo de la familia, y al ver el forcejeo uno de los vecinos íntervino. Fue ahí que se complicó todo porque para reducir a quien salía en defensa de los desalojados, le aplicaron una llave que derivó en asfixia y posterior muerte.

Tras el hecho los vecinos de la zona se hicieron presentes afuera de la Comisaría 4° para pedir justicia. Adelantaron además que realizarían la denuncia en la Comisaría 1°.