El diputado provincial anunció la ruptura del bloque, dijo que no renunciará a su banca y se distanció de las formas de construcción que sostienen figuras del PO.

Las diferencias intramuros en el PO salieron a la luz luego de que el diputado provincial Arturo Borelli decidiera abandonar el espacio. A pesar de que su par Claudio Del Pla pidió la renuncia de su banca, Borelli decidió conformar un monobloque que se llamará Planifiquemos Salta. Además, dijo que los aportes del sueldo que destinaba al PO ahora serán para organizaciones sociales sin fines de lucro.

“La decisión política más difícil se me ha presentado como ineludible. He intentado desde mi primer día de vocero público ser totalmente honesto y frontal con el pueblo de Salta. Hoy me toca reconocer públicamente la necesidad de dar un paso al costado de la organización de la que fui parte”, comenzó diciendo Borelli sobre su ruptura con el PO.

Si bien el legislador reconoció que sus ex compañeros “son gente luchadora, defensora acérrima de los trabajadores y de lo que consideran justo”, sentó diferencias en los métodos de construcción del partido, del cual formó parte desde 2006 hasta hoy, los cuales considera que no se pueden modificar.

Borelli criticó la no planificación de un programa económico “con plena conciencia sobre los recursos naturales esenciales” y marcó la necesidad de “un sistema crediticio viable, una propuesta frente al boom del litio, de las energías renovables y a las necesidades que impone el cambio climático”. Para ello contrapuso la visión de la izquierda que, según entiende, se basa en el mero rechazo de medidas de ajuste, planteos sindicales u ofrecimientos de “consignas aisladas cuya aplicación nunca es explicada”

Por último, Borelli dijo que no apoya a Guaidó en Venezuela y que rechaza la injerencia norteamericana, pero que también cree “que la izquierda debe condenar el atropello de los derechos humanos” de Nicolás Maduro.