La represión policial en Sacaba.

Ese fue el saldo del enfrentamiento ayer entre cocaleros y las fuerzas armadas bolivianas en Cochabamba.

Alrededor de las 16, ayer viernes manifestantes de las  Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba sufrieron la represión de un contingente policial militar que resguardaba el paso en el puente Huayllani, en Sacaba.

Las imágenes no tardaron en hacerse públicas a través de las redes sociales y fueron compartidas por algunos medios de comunicación bolivianos. El saldo fue trágico: 6 muertos, más de 100 heridos y otro centenar de detenidos.

Los manifestantes se dirigían a la plaza principal cochabambina para concentrar y de ahí partir hacia la sede de gobierno. El cordón policial impidió el paso y la violencia se desató con la peor parte para quienes estaban marchando.

Los muertos confirmados son: Juan López, Omar Calle, Emilio Colque, César Cipe, Lucas Sanchez, y Roberto Sejas. Además hay dos personas con muerte cerebral que no fueron identificadas. Todos son productores del trópico.

Si bien las cifras nunca fueron esclarecidas, en cuanto a las personas detenidas se sabe que hubo alrededor de 200 que fueron llevadas en camiones a dependencias de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP).

Además, existen al menos 15 policías heridos que fueron trasladados a centros médicos para su atención.

“No hicimos uso de armas letales, solamente gases. Ellos nos dispararon. Pido que no nos hagan enfrentar entre hermanos. Además, tengo la información de elementos extranjeros que están disparando incluso a su gente. Ellos utilizan dinamita y armamento letal”, aseguró el comandante de la Región Militar 7, Alfredo Cuellar.

Por su parte el dirigente del trópico, Leonardo Loza, rechazó estas acusaciones y dijo que la movilización fue pacífica, que no tienen armas y que las fuerzas del orden usaron armamento contra ellos. “El pueblo está de luto. Denunciamos ante el mundo que a costa de la democracia nos matan. Es falso que tenemos armas. Yo pido a los medios que ingresen y vean; son falsas acusaciones”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció para condenar el uso desproporcionado de la fuerza policial y militar : “La CIDH condena uso desproporcionado de la fuerza policial y militar en Cochabamba que ya resultaron en cinco personas fallecidas y múltiples heridas. Las armas de fuego deben estar excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales”, publicaron en su cuenta de Twitter.

En tanto que Evo Morales, desde México, también publicó un tuit al respecto: “Pedimos a las FFAA y a la Policía Boliviana que paren la masacre. El uniforme de las instituciones de la Patria no puede mancharse con la sangre de nuestro pueblo”.