Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol ratificó que mañana se jugará la final de la Copa Libertadores. “Fue un pacto de caballeros”, dijo el presidente.

En un principio estaban dadas las condiciones, dijo Domínguez cuando ratificó que el partido entre Boca Juniors y River Plate se postergaba para mañana a la tarde.

“Se desnaturalizó”, dijo el presidente de la Conmebol consultado por la prensa hace minutos. Además aseguró que la decisión de jugar mañana fue por parte de ambos planteles.

El partido, tras los bochornosos eventos de esta tarde, entre las agresiones de hinchas de River contra el micro de Boca mientras transportaban a los jugadores al Monumental. Luego hubo represión policial y las dudas comenzaron.

Captura Twitter CONMEBOL

El partido primero fue postergado una hora, y luego dos. Cuando eran ya las 19.15, hora estipulada para el inicio, Domínguez dio el mensaje a la prensa: se suspendía el juego.

Esta vez y ya no por la lluvia, el partido deberá esperar un día más. Las críticas a la organización ya son parte de los comentarios en las redes.