La zona norte de la ciudad es noticia por la muerte de Lucila Maisares, madre de dos niños. Algunas versiones apuntan a su pareja, quien alertó al 911 y luego quedó demorado.

Esta mañana se conoció la noticia de que Lucila Maisares, de 21 años, fue hallada sin vida al interior de su hogar en Barrio Unión, en la zona norte de la capital salteña. La joven era madre de una nena de dos años y de un niño de siete. El que alertó al Sistema de Emergencias 911 fue la pareja de la mujer, de apodo “Fiki”, quien quedó demorado.

Hay versiones desencontradas, mientras crece la hipótesis de que se trataría de un femicidio. Según un relato, “Fiki” llamó al 911 alrededor de las 7:30 avisando que Lucila tenía problemas para respirar; luego dijo a los efectivos policiales que arribaron al lugar que la joven se había resbalado en el baño.

No obstante, según reconstrucciones de testimonios, un vecino habría llamado antes a la policía para alertar que un hombre gritaba a su mujer. Otra testigo relató a Multivisión: “Mi vecino mató a la mujer. Nunca pensé que iba a presenciar un hecho así. Entré y la ví muerta. Había sangre y tenía un golpe en la cara”.

A los dos relatos anteriores cabe agregarle las declaraciones de Cristina, tía de la joven, quien aseguró que “Fiki” era violento y descartó la versión del baño. “Tenía lastimado acá- dice, tocándose el rostro- lo había sacado al cuerpo del baño y recién le avisó a mi sobrino de 10 años que vivía con ella. Hay muchas cosas que no nos cierran. No se podría haber resbalado en el baño porque el piso es así- señalando el cemento de la vereda, no es azulejo”, dijo la mujer según consigna La Gaceta.

La investigación recayó en manos de la fiscal de la UGAP 2 en turno, María Lujan Sodero Calvet. Los informes respecto a la autopsia que debe realizar el CIF, virtualmente intervenido por la Procuración General, serán claves para determinar la causa de muerte de la joven.