Úrsula Cassinerio, analista de Moody’s Investors Service, enfatizó que el acuerdo soberano sentó un precedente y es positivo, pero que las provincias –incluida Salta– serán más amigables con sus bonistas y los procesos de deuda serán más cortos.

“Los Gobiernos provinciales están presentando propuestas más generosas para sus acreedores que las acordadas entre el Gobierno y sus bonistas. Una razón por la que las valoraciones son más altas es que la mayoría de las provincias tienen menos deuda que vence en el corto plazo”, enfatiza un informe publicado en la sección Bloomberg del diario Perfil.

Municipalidad de Salta

La mayoría de las negociaciones están en una etapa avanzada, pero las provincias esperan la luz verde de la administración de Alberto Fernández que quiere que Buenos Aires sea la primera en cerrar un trato. La estrategia: evitar que las negociaciones en otros lugares alienten a los acreedores a exigir mejores condiciones a la provincia más grande del país. Esa provincia está negociando un acuerdo según el cual los bonos tendrán un valor presente neto de tres a siete puntos por encima de los pagarés soberanos, que se valuaron en casi 55 centavos por dólar en el acuerdo de reestructuración de deuda.

A la hora de repasar la situación de Salta, el informe dice: “la provincia de Salta está en conversaciones con acreedores para reestructurar US$380 millones y cuenta con el asesoramiento de Bank of America Corp y Banco Macro SA. El mes pasado, aprovechó el periodo de gracia para trabajar en una propuesta que aliviaría sus obligaciones en el corto plazo y lograría condiciones de sostenibilidad de la deuda para sus bonos extranjeros con vencimiento en 2024”.

El informe también se detiene en la situación de las provincias de Mendoza que debe reestructurar US$500 millones en deuda externa; Río Negro, que se encuentra en default después de no pagar un cupón de bonos con vencimiento en 2025 a principios de julio; Córdoba que debe negociar US$725 millones de capital; Neuquén que debe refinanciar aproximadamente US$704 millones en deuda externa; Entre Ríos contrató a HSBC para reestructurar su deuda en el extranjero después de no pagar un cupón el 8 de agosto; Chubut tiene US$650 millones en bonos del exterior garantizados por regalías de petróleo y gas.