Bancó a Milei, a Granata y a un diputado acusado por torturas | Olmedo y el eje del mal

Foto: Facebook Alfredo Horacio Olmedo

El sojero también se mostró cerca de la UCR y apuntó contra Gustavo Sáenz.

Alfredo Olmedo completó el cupón. En una sola entrevista se posicionó dentro de un eje de derecha al que no le falta ningún personaje. El sojero brindó su apoyo a Javier Milei, Amalia Granata y hasta a Gustavo Orozco, el diputado provincial que tiene más de treinta causas por torturas en su contra.

En una entrevista en el programa Agenda Abierta, Olmedo no sólo bancó a Orozco sino que consideró que podría ser un buen intendente de Rosario de la Frontera.

«Orozco está en Rosario de la Frontera en nuestro espacio. Tiene la sede en la casa de mi padre. Considero que puede ser un muy buen intendente. Creo que tiene que empezar primero por ahí antes que gobernador. Conoce al pueblo de memoria», declaró.

Además, Olmedo se calificó como «el único diputado de la Nación que votó a favor de cerrar el Banco Central cuando lo propuso Milei». «Tengo una buena relación personal con él antes que esté de moda», agregó el ex legislador nacional.

Sobre el proyecto de Amalia Granata de establecer un servicio civil obligatorio, Olmedo dijo que es un planteo «muy positivo». «La casta política no quiere el Servicio Militar Obligatorio. Ahí no lo sufrió nadie. Hice cuatro años el Liceo Militar. Yo mandaría a mi hijo si no estudiara ni trabajara, pero él terminó la secundaria trabajando como peón rural», expresó.

Olmedo se mostró cerca del radicalismo e insinuó que Juan Carlos Romero podría formar parte de una futura alianza. «No voy a hablar por Romero pero como van las cosas más de uno se va a sorprender», expresó.

El sojero también tuvo tiempo de enviar un mensaje para el gobernador salteño, al respecto del debate de las PASO: «Gustavo Sáenz, usted llegó a la intendencia por nuestro frente en una interna que le ganó a Durand Cornejo. ¿Ahora usted dice que eso está mal? Vuelve la ley de lemas encubierta. Eso para la democracia es nefasto».