Avanza el “pase sanitario” también en Salta | Un problema biológico puede destruir los avances en derechos humanos

Ing. Sandra Carral Garcín.

Sandra Carral Garcín polemiza con quienes creen que la vacunación masiva es la única solución al COVID 19, niega que los no vacunados sean los propagadores de la variante Delta y denuncia que el “pase sanitario” genera segregación.

Sur mes refuges détruits/ Sur mes phares écroulés/ Sur les murs de mon ennui/ J’écris ton nom

Sur l’absence sans désir/ Sur la solitude nue/ Sur les marches de la mort/ J’écris ton nom

Sur la santé revenue/ Sur le risque disparu/ Sur l’espoir sans souvenir/ J’écris ton nom

Et par le pouvoir d’un mot/ Je recommence ma vie/ Je suis né pour te connaître/ Pour te nommer

Liberté. Extracto del poema “Liberté” de Paul Éluard, escrito durante la ocupación alemana de Francia (1942)

¿Cómo un problema de contaminación biológica pudo transformarse en el cercenador mayúsculo de derechos en la población mundial? Las restricciones y forzamientos jamás podrían haber sido aceptados sino fuera por la gran apoyatura mediática para difundir un mensaje unidimensional con una sola perspectiva: el miedo y luego la vacunación masiva (y porqué no del 100% de la población) sería la única solución al problema, y los no vacunados serían los propagadores de la nueva variante Delta, se dice ahora.

Así nos encontramos en 2021 con las próximas medidas luego de varias olas de sucesivas variantes del SARS-CoV-2, con el ya conocido pasaporte sanitario. En nuestro país, se le da esa denominación directamente al carnet de vacunación, con lo cual es aún más forzoso el proceso para inducir a los ciudadanos a la inyección del sésamo que abrirá las puertas de todos los destinos que comienzan a ser pensados como selectivos.

Atrás quedaron los principios fundamentales de los derechos humanos. Si nos concentramos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, comencemos por el ODS N° 10: Reducción de las desigualdades. Con esta segregación entre vacunados y no vacunados se adicionará una nueva categoría de desigualdad a las ya existentes, aún sin solucionar. Lo extraño, es que la mayoría de las instituciones y entes que están muy preocupados y ocupados en el trabajo para terminar con las desigualdades, no manifiestan por el momento (como no lo hicieron el año pasado con las restricciones del largo confinamiento), ningún aviso de reserva al respecto. El retroceso, puesto que esto viene de arriba, está casi asegurado, pero lo que no está asegurado es la solución al problema de contaminación biológica con el virus.

Volviendo a la situación biológica, cabe recordar cómo ocurren estos procesos de contaminación que suceden entre distintos ecosistemas con o sin intervención humana. En el caso del SARS-CoV-2 por ejemplo, ya se ha mencionado la duda en cuanto a su origen natural. Lo cierto es que hay laboratorios de alto nivel de seguridad donde se realizan ensayos de ganancia de función en virus, y esperamos todos que estén debidamente identificados y controlados. Por otra parte, la interrelación entre el ecosistema salvaje y el ecosistema humano (viajes, medicamentos, hospitales, cloacas, ambiente urbano y periurbano, comida, criaderos de animales, agricultura, estiércol, etc.) existe, y en efecto, también hay teorías sobre el origen natural del virus, como proveniente de animales salvajes. Varias variantes se han postulado como originadas en criaderos de visones, en simios verdes salvajes, también con antivirales de nueva generación aplicados en humanos ya en 2020, incluso plasma de recuperados. ¿Cuál sería la mecánica de propagación de variantes por la vacunación en humanos? Como explica el Dr. Geert Vanden Bossche*, las vacunas imperfectas (que previenen inicialmente los casos graves a los fines de disminuir las hospitalizaciones y decesos y que no paran contagios), no logran la inmunidad de rebaño tan buscada cuando se usan en vacunación masiva durante los picos de epidemias, y “como resultado, los vacunados son propensos a generar variantes de escape inmunitario seleccionadas naturalmente y sirven como esparcidores asintomáticos”.

Ciertamente, veremos el resultado de la utilización de esta estrategia con el paso del tiempo, aunque ya se puede visualizar el fenómeno en países donde se ha practicado la vacunación masiva. Razón por la cual, sigue sin entenderse el porqué de las decisiones administrativas que pretenden accionar contra la ciudadanía no vacunada, medidas de coerción para forzar la vacunación, que hasta el momento sigue en estadio experimental.

Dejando este manejo a quienes les corresponde, las autoridades de salud pública, y centrándonos en las medidas administrativas, conviene recordar algunos de los puntos recalcados por la Defensoría de Derechos francesa frente al entonces proyecto de ley relativo a la gestión de la crisis sanitaria, recientemente aprobado por las cámaras de diputados y senadores en Francia.

Por ejemplo, se señala la necesidad de un debate democrático público. Esto condice con la participatividad tan mentada en Desarrollo Sostenible, teniendo en cuenta “la amplitud de las violaciones a los derechos y libertades fundamentales” previstos en el proyecto de ley que viene de aprobarse por las cámaras de diputados y senadores franceses (el documento de la Defensoría es anterior a esta aprobación). Se mencionan la existencia de zonas oscuras en la clasificación que se hará de los espacios públicos en lugares accesibles y no accesibles, personas privadas a cargo del control sanitario de las personas y de su identidad, comprometiendo los principios de libertad de circulación y de anonimato, que son parte del pacto republicano francés. La opinión de la Defensoría en relación con las restricciones de acceso a los bienes y servicios y a la libertad de ir y venir es que las medidas restrictivas no parecen proporcionadas al objetivo de salvaguarda de la salud pública que persiguen.

En cuanto al riesgo de discriminación en el empleo se recuerda que ningún empleado puede ser sancionado, licenciado o ser objeto de una medida discriminatoria, directa o indirecta, según el marco legal vigente. En el caso de la aplicación a los jóvenes y niños, se debería cuidar de no afectar a los derechos fundamentales del niño, también reconocidos por convención internacional.

Otro aspecto de la discriminación tiene que ver con la población vulnerable o en situación precaria, la cual ya es afectada por causa de pobreza, brecha digital y falta de acceso a los servicios públicos.

Frente a estos problemas, que también pueden replicarse aquí, es de esperar de quienes gobiernan, la utilización de estrategias sistémicas y racionales, estudiadas y no improvisadas, para lograr la solución o mitigación del problema de la pandemia de modo que no destruyan en un momento la tradición de protección de los derechos humanos de todos, cuya conquista ha sido y sigue siendo trabajosa. Un Estado discriminador y persecutor, abre la puerta a todas las discriminaciones y persecuciones, comprometiendo el pacto social. Y no existe ninguna normalidad en una democracia sin libertad.

Referencias:

* Not Covid-19 vaccine-mediated but naturally acquired immunity enables herd inmunity

https://www.geertvandenbossche.org/post/not-covid-19-vaccine-mediated-but-naturally-acquired-immunity-enables-herd-immunity

** Extension du passe sanitaire: les 10 points d’alerte de la Défenseure des Droits

https://www.defenseurdesdroits.fr/fr/communique-de-presse/2021/07/extension-du-passe-sanitaire-les-10-points-dalerte-de-la-defenseure-des