El intendente del lugar – Rogelio Nerón – ya empezó a supervisar el estado de los anillos que buscan contener el desborde del río Pilcomayo. Caciques exigen presencia de funcionarios con poder de decisión.

El grado de aislamiento de algunas comunidades es tal, que muchos parajes ni siquiera saben que rige la declaración de la emergencia para su zona. Es lo que ocurre en la comunidad Santa María cuyo cacique es Juan Carlos González quien le recordó al periodista del diario El Tribuno que «Aún falta que vengan las inundaciones», declaró.

“Por lo pronto, todos los vecinos ni saben que se declaró la emergencia en Santa Victoria Este, especialmente en los puntos más lejanos a la ruta nacional 54. En el sur, en El Desemboque y La Esperanza, hay dos puestos olvidados en un territorio que es extenso, extremo e inhóspito”, enfatiza el medio citado.

«Vinieron dos personas de Salud, pero me dicen que no pueden decidir nada», le explicó el intendente de Santa Victoria Este, Rogelio Nerón, a María Luisa Sánchez, la referente de la comunidad wichi. Los vecinos por ahora tienen confianza en Nerón porque lo ven como un «hermano». Y hace lo que puede con lo que tiene. “Ahora el intendente revisa el estado de los anillos para cuando comience a crecer el río Pilcomayo”.