Asesino salteño que huyó a Bolivia fue detenido cuando desbarataron una banda que cometía violentos asaltos

Foto: El Tribuno.

Además de pertenecer a la banda delictiva y del asesinato que cometió, Roberto Padilla transportaba mercancía a Bolivia por un paso clandestino que utilizó para evadir a la justicia tras matar a Cristian Reimuth el 12 de septiembre pasado.

La Policía de Salta detuvo ayer en Orán a Roberto Francisco Padilla quien era buscado desde el pasado 12 de septiembre cuando asesinó de un balazo en la cabeza a un motociclista con el que había mantenido una discusión. Ocurrió en medio de operativos que incluyeron 31 allanamientos simultáneos en la ciudad. En los mismos las fuerzas detuvieron a miembros de una banda que realizaba violentos asaltos: Daiana Elizabeth Velázquez, Miguel Ángel Zenteno y Eduardo Manuel Lamas.

A pesar del despliegue de más de 200 efectivos, Padilla, de 34 años, intentó escapar, aunque sin éxito. “Además de pertenecer a la banda delictiva y del asesinato que cometió, Padilla transportaba mercancía a Bolivia por un paso clandestino, camino que utilizó para evadir a la justicia tras haber matado a Cristian Reimuth en septiembre” destacaron medio locales y nacionales como Clarín.

La mayoría de los operativos se hicieron en el marco de hechos caratulados como robo agravado por el uso de armas, privación ilegítima de la libertad, robo en poblado y en banda. Intervinieron la fiscal penal número 2, Claudia Carreras, y el Juzgado de Garantías número 1. En cuanto a la búsqueda de Padilla, donde también intervino la misma fiscal, la investigación fue caratulada como «homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego».

Con respecto a esta última causa, se informó que el pasado 12 de septiembre Padilla caminaba junto a una mujer por la zona de pasaje Joaquín Castellanos y Uriburu de la ciudad de Orán cuando Cristian Reimuth y otro hombre que transitaban en una moto comenzaron a discutir con él. Según el Ministerio Público Fiscal, Padilla no dudó y sacó un arma de fuego y le disparó en la cabeza a la víctima quien más tarde murió en el hospital local. Luego, huyó hacia Bolivia y se mantuvo prófugo hasta este jueves, cuando cayó bajo las garras de la Policía de Salta.