Asesinado de cinco balazos | El documento que confirma que Monges visitó a un sicario haciéndose pasar por asesor de un Ministerio salteño

El texto fue enviado a principios de junio de este año por el ministro Abel Cornejo. Allí, el funcionario aseguraba que no tenía vínculos con el salteño, cuyo cuerpo fue hallado el fin de semana dentro de un automóvil.

La aparición del cuerpo de Darío Monges el fin de semana, dentro de un automóvil, con cinco balazos en su cabeza, encendió las alarmas. No parecía un crimen relacionado con la inseguridad cotidiana. Los investigadores pronto establecieron una ruta que conectaba a la víctima con el narcotráfico del norte de la provincia. Ahora apareció un documento que arroja más luz sobre el asunto.

Se trata de una nota firmada por el ministro de Seguridad de la Provincia, Abel Cornejo, fechada el 8 de junio de este año, y dirigida al procurador general, Pedro García Castiella. Allí, Cornejo confirma que Monges se había hecho pasar por asesor de su Ministerio para ingresar a un penal federal y contactarse con un sicario.

«Tomé conocimiento a través de la Directora del Servicio Penitenciario, (de) la visita por parte del Sr. Darío Esteban Monge, al interno Oscar Alberto Díaz, quien se encuentra investigado en el Expte. 62840/20, con intervención del Juzgado de Garantías Nro. 2 de la localidad de Orán», asegura Cornejo en el primer párrafo de la nota.

Luego agrega que «a instancias de la presencia en la UCN 3, el Sr. Monge se presentó como ‘abogado asesor del Ministerio de Seguridad y Justicia enviado por el Dr. Benjamín Cruz'». Cornejo asegura «tener absoluto desconocimiento de quién se trata dicha persona, como también el carácter que invocó».

«Remito la presente a fin de que se investigue la posible comisión de un delito de acción pública», finaliza el texto, recibido en la Procuración General el mismo 8 de junio, a las 10.40 de la mañana.

Oscar Alberto Díaz, de 29 años, es apodado «Cabeza» y fue apresado en mayo de este año por un homicidio narco cometido en Orán en junio de 2020. Al ser detenido en Bolivia se conoció que Cabeza era el sicario más peligroso de Salta y cobraba 80 mil dólares.