Imagen ilustrativa

Un año y seis meses de prisión en suspenso. Además fue separado de la fuerza. Se desempeñaba en una Sub Comisaría de Orán.

En menos de una semana otro suceso bochornoso tiene a un miembro (ahora exmiembro) de la policía salteña como protagonista. Hace unos días informábamos el caso del polimotochorro detenido en Capital, ahora es un supuesto polidealer a quien la justicia condenó a 1 año y 6 meses de prisión en suspenso. Es decir, no irá a la cárcel.

Este efectivo, cuyo nombre no trascendió,  fue hallado culpable de los siguientes cargos: Tenencia simple de estupefacientes en concurso real, e incumpliendo de deberes de funcionario público.

Según informa Radio Ciudad Orán, “prestaba servicios en la dependencia policial de Los Lapachos, siendo trasladado al 9 de Julio por sospechas luego de un par de fugas de internos que hubo en el último tiempo”.

Ya en la Sub Comisaría 9 de julio, y tras una requisa que se llevó adelante con personal antidrogas, hallaron en la mochila del policía condenado “marihuana,  celulares, y botellitas con alcohol”.

La sospecha que deslizan los medios del norte provincial es que la marihuana no era para consumo personal, sino que se trataría de producto para la venta a los mismos reclusos de la Sub Comisaría. De todas maneras, el policía en cuestión fue separado de la fuerza y condenado, casi simbólicamente a un año y medio de “prisión”. Pero quedó libre bajo el compromiso de cumplir con reglas de conducta.