Árbol que ven, árbol que quieren tumbar en nombre del progreso. Greenpeace difundió una lista que incluye más de 300 empresarios que entre 1976 y el 2015 desmontaron 2.211.534 de hectáreas en el Chaco salteño.

La mayoría de la superficie fue desmontada desde la década del 90, aunque la historia del desmonte empezó antes: “el libro La Deforestación del Chaco Salteño, de Andrés y Cecilia Leake, y Omar López, detalla que entre 1987 y 2015 se arrasaron 1.596.180 hectáreas (…) Sin embargo, los registros que datan desde 1976 hasta 2015 indican que Salta perdió un total de 2.211.534 de hectáreas en el Chaco salteño por deforestación”, resume una nota de hoy publicada por la sección local del diario Página 12.

Municipalidad de Salta

El mismo medio destaca el trabajo de la organización Greenpeace que al señalar a los responsables, reconstruyó un listado de empresarios que incluye a Eduardo Elsztain – 120.000 hectáreas desmontadas – que es socio de la firma Cresud, firma que tiene en sus manos la concesión de Salta Forestal en Anta. En esa concesión también estuvo involucrado Alfredo Olmedo (padre del ex diputado salteño). En el mismo departamento está el fundador del Banco Macro – Jorge Brito – y socio de Inversora Juramento que cuenta con más de 50 mil hectáreas.

Entre otros empresarios denunciados por la deforestación en Salta se encuentran Alejandro Carlos Roggio, Aldo Adriano Navilli, Alejandro Braun Peña, David Lacroze Ayerza, Manuel Santos Uribelarrea, César Raúl Mochón, Ángel Sanchís Perales, José Macera, y Jorge Alberto Pocovi. E integrantes de la familia Macri: Franco, Gianfranco y el ex presidente Mauricio Macri.

“Le pusimos nombre y apellido a algunos de los responsables de uno de los peores crímenes ambientales que sufre nuestro país: la deforestación. Más desmonte significa más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más desaparición de especies en peligro de extinción y más enfermedades”, advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

De acuerdo a los informes de la organización, el 80% de los desmontes del país se concentran en Santiago del Estero, Salta, Chaco y Formosa, y continúan a pesar de la cuarentena. En Salta, los ambientalistas registraron vía las imágenes satelitales, al menos 1700 hectáreas desmontadas. La organización ecologista está impulsando una petición en su página web para que los gobernadores de Salta, Santiago del Estero, el Chaco y Formosa decreten la emergencia forestal para frenar la deforestación para siempre.