Imagen ilustrativa.

Un joven fue detenido sin razón aparente. Acusó a los uniformados por realizar disparos contra su vehículo, luego detenerlo y vejarlo en la comisaría. Desde la institución azul negaron los hechos.

Luciano es un joven de 22 años, vive en Apolinario Saravia, y denunció al comisario y otros policías de esa localidad por apremios ilegales y abuso de autoridad. Todo sucedió en la madrugada del domingo pasado.

Según su versión, mientras regresaba a su casa, manejando la camioneta de su madre, fue interceptado bruscamente por los uniformados que comenzaron a disparar, por lo que aceleró y escapó del lugar. Luego fue detenido en su hogar y trasladado a la comisaría local.

En la comisaría, informa Salta12, una vez detenido sufrió amenazas y vejaciones por parte de los policías. La madre del muchacho comentó a ese medio que, con la pandemia, a la Policía «le dieron mucho poder» y en ese marco sucede la violencia institucional.

El comisario Walter Mamaní a cargo de lo sucedido trató de explicar el hecho, pero una filmación de cámaras de seguridad privadas, logró desmentir la versión policial en la que aseguran que el muchacho casi atropella a un uniformado y manejaba alcoholizado a gran velocidad.

«En la radio el comisario quiso explicar el video, dijo que venían perseguidos por gente del barrio El Fortín con piedras y que los disparos eran hacia estas personas», aseguró la madre del detenido que además detalló que en el video no se percibe tal situación. «Él dice que mi hijo circulaba por la calle 6 de Enero del barrio Obraje, pero no coincide con los hechos porque Luciano dijo que no anduvo por ahí», planteó.

La mujer recordó que en abril tuvo cruces con Mamaní. Ella es dueña de un canal de TV donde transmitieron una movilización de vecinos de General Pizarro y de Apolinario Saravia cuando en etapas más estrictas de la cuarentena se negaban a que entraran colectivos con trabajadores rurales de otros lugares a La Moraleja. Entonces está latente la sospecha de que este hecho haya sido una especie de amedrentamiento, pues ya tuvo otros sucesos similares en redes sociales y sospechan del accionar policial.

Otros medios locales señalan que hay una investigación en curso parte de la Fiscalía de Derechos Humanos y la Dirección de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad.