Analía Machuca | Los “trágicos datos” educativos y la “inocultable decadencia” de la Cámara de Diputados de Salta

Es una de las periodistas políticas con más experiencia y oficio. Hoy dialogó con el programa CUARTO OSCURO con la enjundia filosa que siempre la caracterizó. Una entrevista de antología.

No es una periodista más la conductora del programa “Hablemos de política”. Su figura atraviesa al cien por ciento de la dirigencia política provincial a base de un recorrido indiscutido: fue parte de medios gráficos que marcaron al periodismo salteño, conduce desde hace años el principal programa político de las tardes salteñas, conoce los estudios de televisión y puede editorializar sobre los movimientos subterráneos de la política salteña con un rigor que no le impide asombrarse de las anécdotas cotidianas y hasta desopilantes que día a día varios le comparten.

Hoy habló con el programa que se emite por FM La Cuerda (104.5) de 11 a 13 horas. Resulta imposible hablar de todo con alguien que conoce tanto, razón por la cual la charla giró en torno a dos ejes: el dramático dato suministrado por el ministro de Educación provincial en torno a la deserción de la mitad de los estudiantes secundarios de la provincia y las características de la actual clase dirigente en la provincia. Sobre lo primero, Analía Machuca dijo lo siguiente. “Creo que es un dato gravísimo. Tendría que haber tenido algún tipo de repercusión inmediata, por ejemplo, en la sesión de senadores de ayer luego de que esos senadores escucharan de boca de Cánepa ese dato trágico. No hay modo que un país despegue si no es a través de la educación. El propio Coordinador de Enlace del gabinete reconoció que la educación es el ámbito más crítico de esta gestión”, dijo a modo de introducción.

A ese primer diagnóstico de la periodista, le siguió la reflexión en torno al qué hacer. “No hay forma de demorar y hay que comprometer a toda la sociedad en encarar esta cuestión porque más allá de políticas públicas y las reivindicaciones gremiales, la educación es un hecho social en el que todos debemos estar y a esta altura nadie puede decir ‘yo a esto no lo sabía’. Es fundamental exigir de inmediato algo concreto. ¿Se podría empezar con un cambio de ministro? Si no hay una política definida no sé de cuánto podría servir, aunque si lo analizamos desde el punto de vista de los resultados Matías Cánepa no fue lo mejor para este momento. No se conoce que tenga idea de qué hacer con la educación”, manifestó.

Machuca también fue consultada sobre la indolencia con que la propia sociedad recibe este tipo de datos. La periodista lamentó la situación, pero la hizo extensiva a otros ámbitos. “Ayer pensaba en la mansedumbre del pueblo salteño por la forma como toleró lo sucedido el miércoles con una ciudad totalmente alterada [hacía referencia a los cortes de calles protagonizados por sectores piqueteros] y que Pablo Outes – Coordinador de Enlace del gabinete – reconoció que se expresa desde hace meses en el interior provincial. Entonces uno piensa ‘qué manso que es el pueblo que permite que le den vuelta la cotidianeidad y no exija a quien corresponda la solución’. En este caso no es ir contra estos movimientos que tienen sus propias reivindicaciones, sino contra un gobierno que debería decir algo”, resaltó.

Puesta a opinar sobre esa falta de reacción, la conductora del programa “Hablemos de política” que se emite por FM Aries destacó: “creo que es una política de comunicación perfectamente establecida. Siempre he reclamado que hay políticas públicas para todos los ámbitos que entiende el gobierno y nunca una que es fundamental: la información. En este caso creo que es una política intencional y un olímpico desprecio por lo que piensa la sociedad. Es como que dijeran ‘nosotros creamos el relato y la sociedad lo tiene que creer’. Así de sencillo. El ejemplo es el discurso del gobernador en la noche del 15 de agosto: ‘podemos avisarle al país que acá no existe más grieta’, pero no se discute ni se habla de dónde viene tal convicción del gobernador. Creo que eso tiene que ver con un desprecio por la opinión ciudadana. Ahí viene la otra parte: ¿qué pasa con los ciudadanos?”, se preguntó la entrevistada.

Puesta a opinar sobre las responsabilidades de toda la clase política salteña, Machuca puso el foco en la Cámara de Diputados de Salta como termómetro de la toda la dirigencia. “Casi podría decir que la clase política muestra una patología: se cerró tanto que se deformó. Manejan todo sin considerar cual debería ser el origen y fundamento de esa dirigencia. Más allá de las procedencias, representa al todo social y eso no está sucediendo. Lo vemos en la Cámara de Diputados: la decadencia ya es inocultable y cuando se incorporen los nuevos creo que vamos a estar ante una Cámara peor”, precisó la periodista para luego agregar: “de los que quedan [en noviembre abandonan sus bancas Santiago Godoy, Silvia Varg, Claudio del Plá, Héctor Chibán y Carlos Zapata de ser elegido diputado nacional] uno lo mira al diputado Hernández del departamento San Martín que tiene formación política y técnica, con lo cual queda la expectativa de que pueda ordenar un poco y darle volumen al debate. Pero con lo que viene yo no encuentro nada. Creo que tenemos mejores legisladores en el Senado en estos momentos y no en Diputados, que siempre fue el foro político más fructífero. Lo confirma lo que se discute y lo que se aprueba: son cosas absolutamente descartables”, sentenció Machuca.