Alejandro Ruidrejo.

El filósofo de la U.N.Sa. relató algunos de los ejes que viene trabajando “Comuna Argentina”, un colectivo de intelectuales que apuesta a generar relevos generacionales y un diálogo crítico con el gobierno nacional.

Saltó a la escena pública en la primera semana de junio y el manifiesto con que se presentaron fue suscripto por 300 personas que incluye a figuras como Dora Barrancos, Atilio Borón, Ricardo Forster, Horacio González, Noé Jitrik, Liliana Herrero, Adrián Paenza, Diego Tatián, o Raúl Zaffaroni. Allí también estampó su firma el docente de la Universidad Nacional de Salta, Alejandro Ruidrejo, quien hoy dialogo con el programa Cuarto Oscuro (FM La Cuerda 104.5) sobre la experiencia.

“Es un colectivo de intelectuales y artistas que después de las últimas experiencias políticas de reafirmación de las lógicas del mercado decide re nuclear algo que se venía diluyendo con el cierre de Carta Abierta. De algún modo lo que trata de generar son relevos generacionales, nuevas perspectivas, un mayor grado de federalización y tratar de colocarse en un cierto dialogo crítico con el gobierno nacional. En esa interlocución habría un espacio para la crítica social y cultural”, dijo a modo introductorio.

Ruidrejo también fue consultado sobre una visión que atraviesa buena parte de la historia política nacional: la tensa relación entre intelectuales y peronismo que desde hace unas décadas a esta parte parecen experimentar una reconciliación. “Tengo la impresión de que el peronismo estableció con las universidades nacionales una relación problemática a lo largo de su historia que empieza a revertirse. Lo primero porque ha ensayado muchas veces crear nuevas universidades en vez de disputar su conducción. Desde la Universidad Obrera Nacional hasta las últimas universidades creadas por el kirchnerismo, ese carácter fundacional le ha dado al peronismo un reconocimiento de haber expandido el acceso al mundo universitario de los sectores mayoritarios, pero también le ha quitado potencia para pensar la universidad desde adentro”, opinó.

“Con respecto a lo segundo, si creo que esto comenzó un poco a revertirse cuando la apuesta por repensar lo público se reconoció en un doble frente: la ampliación del sistema universitario con la creación de nuevas universidades y la apuesta que hizo por ciencia y técnica. De algún modo ello re encanto a ciertos sectores, sobre todo juveniles, mientras recuperaba una tradición del sentido de la universidad pública y la soberanía del conocimiento en un país como el nuestro”, destacó.

Para explicar el reverdecimiento del peronismo en las universidades, el filósofo rescato también las propias relecturas que intelectuales peronistas hacen de ese pasado. “Los trabajos de Aritz Recalde son significativos en ese sentido mostrando otros intelectuales que acompañaron el proceso de afirmación del peronismo. También es cierto que una forma del pensamiento político nacional fuertemente emparentado con el modo ensayístico de la escritura, fue condenado por las reformas neoliberales de los 90 que privilegio formas de circulación del saber a través de papers y otros estilos de escrituras académicas que fueron refractarios a la estilística de esa modalidad ensayística”.

Consultado finalmente si “Comuna Argentina” se dispone a tener una representación formal en nuestra provincia, el ex decano de la Facultad de Humanidades remarco que aun no se definió si las formas de operar serán con especie de ´filiales´ que Carta Abierta tenía en el interior del país. “Se piensa más bien en interacciones de otro orden, pero esto no quita que experiencias vinculadas a un intercambio más directo y situado en cada una de las regiones sean posibles. Lo que si se está pensando es en abrir una instancia nacional de participación. Una especie de asamblea que podría realizarse en torno al 9 de Julio donde se trate de dar cuenta de un modo más extensivo de las apuestas que tiene este colectivo que también es receptivo a nuevos aportes”, resaltó Ruidrejo quien aclaró que la misma necesariamente deberá ser virtual por los condicionamientos que impone la pandemia.