La institución, que depende de la Universidad Nacional de Córdoba y debería ser laico, está en el ojo de la polémica.

El Consejo Asesor del colegio preuniversitario cordobés Monserrat decidió colocar nuevamente los crucifijos en las aulas. La polémica se instaló ya que se trata de una institución educativa laica y pública que depende de la Universidad Nacional de Córdoba.

El diario La Voz informó que las imágenes habían sido quitadas de los muros en enero último, en ocasión de los trabajos de pintura que se realizaron durante el receso escolar. Desde entonces hubo presiones internas para que los crucifijos regresaran a las aulas. Es que a pesar de su concepción laica, el Monserrat es un colegio conservador y tradicional.

Actualmente, en este bachillerato humanista fundado en 1687, estudian más de 2.200 alumnos.