Ajuste en la obra pública | Unos 8 mil obreros de la construcción están sin trabajo en Salta y Jujuy

Ayer visitó Salta el ministro del Interior Rogelio Frigerio y aseguró que a pesar de la crisis las obras están encaminadas. Los datos que aportan las seccionales de la UOCRA de las dos provincias dicen todo lo contrario.

Que el derrumbe de la actividad económica y la paralización de la obra pública afectan a las economías provinciales es una afirmación común. Que a la misma se le sumen empíricos que le den cuerpo a la afirmación es un poco más difícil. Lo último es lo que hicieron las seccionales de la UOCRA de Salta y Jujuy, quienes estimaron que unos 8 mil obreros de la construcción están sin trabajo.

Los medios nacionales se hicieron eco del caso salteño en donde, días atrás, la Cámara Salteña de la Construcción publicó una solicitada en donde anunciaron la «inevitable» disminución o paralización de obras en curso, «con el consiguiente despido de personal, alteración de la cadena de pagos, cierre de empresas y cancelación o retraso en la entrega de las obras a sus beneficiarios naturales».

Los empresarios denunciaron en la misma, pero también en distintos medios locales, que los precios de construcción de las viviendas sociales están congelados desde abril de 2016, el retraso de los pagos, el nulo éxito de las gestiones que realizan ante organismos nacionales y provinciales y la reducción a la mitad de los fondos para viviendas sociales.

En el comunicado de la Cámara Salteña de la Construcción explican que muchas obras «pudieron terminarse con los aportes de fondos propios realizados por las empresas constructoras, en muchos casos recurriendo a financiamiento bancario». «Pero nuestra capacidad para continuar financiando la obra pública está agotada. La disminución del ritmo de las obras o la suspensión de las mismas es inevitable», plantean.

“Ante este contexto, en la Uocra salteña hablan de unos tres mil obreros de la construcción que perdieron su trabajo en lo que va del año, donde la actividad cayó a niveles de 2016. Alrededor de dos tercios de esos 3 mil empleos que se perdieron responden al freno de la construcción de viviendas”, enfatizó ayer el portal La Política Online.

En el caso de Jujuy, la situación es igual de compleja. Según supo LPO a las constructoras se les estaría pagando con cheques diferidos, lo que se suma a la paralización por falta de fondos de muchas obras ya anunciadas. También en esta provincia se paralizaron obras del Belgrano Cargas, las del Ramal C15 en Yuto.

Según declaró recientemente el secretario general de la Uocra Jujuy, Carlos Cárdenas, «actualmente contamos con 5 mil compañeros desocupados en toda la provincia». «Como no empiezan las obras, no hay empresas que incorporen trabajadores y las que inician no avanzan como nosotros esperamos o se paralizan y nuevamente quedamos sin trabajo», explicó el dirigente.