Ahora va a poder dormir hasta las 11 | Sabrina Sansone renunció a la Secretaría de Cultura de Salta

Hace tiempo que el ámbito cultural reclamaba la dimisión de la funcionaria que cargaba con un desgaste innegable. Sansone se fue del cargo asegurando que no “tolera” el escarnio público ni “la extorsión privada”.

Ejercía el cargo desde que Gustavo Sáenz asumió como gobernador y su relación con el ámbito cultural salteño fue tirante primero, conflictivo después e irrecuperable luego. La situación era tan tensa y su figura sufría tal desgaste que muchos creían que su renuncia se concretaría mucho antes.

Sansone fue una funcionaria que no podía dar en el blanco ni cuando había cosas buenas para anunciar. El último ejemplo de ello ocurrió hace un mes cuando colgó en su cuenta de Instagram un video desde su cama para enumerar las actividades que había realizado el día anterior y lamentar jocosamente que debía seguir trabajando. «Nueve de la mañana y ya estoy despierta», dijo Sansone en el video de ese domingo donde se la ve con la cara todavía sin despegarse de la almohada a lo Mauricio Macri. «Y no puedo, ya estoy arriba un domingo», agregó desde el video para luego finalizar invitando a todos a más actividades que se iban a realizar «desde las cuatro de la tarde».

Ahora anunció su renuncia. “No puedo seguir tolerando el escarnio público ni la extorsión privada, es difícil gestionar atada de pies y manos”, dijo para luego aclarar que su decisión tiene un carácter indeclinable. “Voy a concentrarme en el desarrollo de una serie de proyectos personales y seguiré colaborando en lo que pueda”, comentó a Opinorte, el sitio que pertenece a su padre Daniel, actualmente diputado provincial.

“Se agotó el tiempo de persecuciones y ser juzgada y quemada en la hoguera por mi condición de mujer como si Salta estuviera estancada en el medioevo y la caza de brujas o inquisición no solo estuviera bien vista sino avalada desde el poder”, subrayó, para luego acotar: “Soy Sabrina Sansone, mujer, y artista, profesora nacional de danzas clásicas y contemporáneas, Secretaria de Cultura, pero ante todo soy Sabrina Sansone una mujer Libre; no concibo la vida en general ni mi vida en particular en un estado de perseguida o condicionada, las mujeres somos Libres y mi dignidad y convicciones no se negocian, ese es mi límite”.