sábado 28 de enero de 2023
20.3 C
Salta

Agua para todos | Sobre la racionalidad mercantil y el cada vez más difícil acceso a los servicios básicos

El periodista y docente universitario Franco Hessling pasó por el programa CUARTO OSCURO (FM La Cuerda 104.5), y a propósito de un doctorado que realiza con orientación en energías renovables, se detuvo a analizar la situación del agua y otros servicios básicos en Salta.

La provincia atraviesa una de las más acuciantes crisis hídricas en muchos años. Básicamente estamos expuestos al azar de la naturaleza: si no llueve, no tenemos reservas de agua. Una de las explicaciones esbozadas por Hessling al ser consultado por su opinión, apuntó a la «racionalidad mercantil que impera sobre los suministros de estos servicios considerados como básicos: agua y energía».

Luego recordó que ya en la última década del siglo pasado se optó por un «sistema de racionalidad neoliberal y de transnacionalidad de los capitales, que sumado al mercantilismo hace que les importe muy poco a esos capitales qué pasa con la mayoría de las personas».

Esto último también lo ligó a la idea instalada de «consumidor», como una persona con derechos. «Y con esto no quiero decir que nos tienen que regalar los servicios, sino que hay una carga impositiva que pagamos todos los argentinos que hace que el esquema fiscal sea profundamente regresivo en términos de a quién se le cobra y además sí genera suficiente cantidad de dinero para sostener los sistemas tecnológicos de provisión de estos servicios básicos. Por eso el problema de la racionalidad mercantil no es un problema tecnológico. No son inversiones tan grandes las que hay que hacer para que todo el mundo tenga acceso al agua, a la luz y al gas, en un lugar como la Argentina». Y acotó: «Sí, son inversiones millonarias, pero la hacienda pública también es millonaria y cómo se la gestiona es el problema».

 

Sin dejar de lado el tema económico, y recordando una reciente investigación académica en la que está trabajando, Hessling comentó: «También sería interesante que las empresas encargadas de los servicios abran los libros contables. Por más que esto suene hasta panfletario, uno encuentra muchísimo más hermetismo en las empresas que, por ejemplo, en los entes reguladores, que al funcionar con información pública, permite chequear aquello que dicen los encargados. En cambio si García Salado [titular de Aguas del Norte] hace las declaraciones que hace asegurando que no hay dinero para hacer obras, a mí lo que me gustaría es que me muestre los documentos certificados, los balances contables aprobados y ver qué porcentaje de la renta de Aguas del Norte representaría obligatoriedad de invertir en el crecimiento del sistema tecnológico que permita dotar de agua a las poblaciones salteñas».

Otras noticias