Gustavo Zanchetta fue obispo de la Diócesis de Orán hasta 2017, cuando renunció alegando problemas de salud.

Son tres enviados del Vaticano que analizan las finanzas de una parroquia.

Tres enviados del Vaticano investigan con perfil bajo los movimientos del ex obispo de Orán, Gustavo Zanchetta, acusado de abuso sexual y recluido en la Santa Sede mientras espera el momento de su declaración en febrero.

Municipalidad de Salta

Nuevo Diario informó que los enviados analizan las finanzas de la parroquia San Antonio de Padua. Desde 2017, Zanchetta fue asesor de la Administración del Patrimonio de la Santa Sede Apostólica, manejando todos los bienes inmuebles que posee el Vaticano en distintas partes del mundo.

El matutino agregó que Zanchetta, acusado de abuso por dos seminaristas, deberá presentarse ante la Justicia a principios de febrero.

El caso de los abusos se suma a la posible estafa al Estado o administración fraudulenta que habría ocurrido mientras Zanchetta era obispo.