Abuso sexual e impunidad en Campo Quijano

Imagen ilustrativa.

Un hombre conocido en  Campo Quijano por sus antecedentes de abuso sexual  se masturbó delante de una mujer embarazada y su hija y luego las manoseó. Al escapar se topó con una adolescente y aprovechó  para abusar de ella.

Este miércoles alrededor de las doce del mediodía, el sujeto agredió sexualmente a estas dos personas y logró escapar para luego atacar a una adolescente y manosearla.El abusador fue detenido horas más tarde por personal de la comisaría de Campo Quijano, en cercanías de su vivienda.  El acusado se llama José Aramayo y según sus familiares tiene desequilibrios mentales.

«Se bajó los pantalones y comenzó a masturbarse delante de nosotras, luego nos manoseó y en el forcejeo me quiso sacar a mi nene, empecé a gritar, pero el sujeto seguía haciendo esas cochinadas. Como pude levanté una piedra del suelo, y se la arrojé», describió la primera mujer agredida.

Al momento del ataque, la unidad de transporte de pasajeros que realiza el recorrido urbano cerca de la zona  pasaba por el lugar. Entre gritos, llantos y forcejeos, el hombre huyó de la escena. No fue perseguido por lo que volvió a atacar a otra mujer. En este caso fue una adolescente de 17 años, estudiante del secundario. Como había muchos jóvenes observando el hombre decidió escapar. La víctima y sus padres radicaron la denuncia en la Comisaría 108.

«Me cuentan que este hombre ya tiene antecedentes; debo pasar a mi hogar por el mismo lugar donde fui atacada, espero que no quede en libertad. El ataque fue a plena luz del día. Y haciendo lo que hizo y todavía queriendo hacernos daño. La Justicia debe actuar, este hombre no es normal», afirmó la mujer embarazada

El atacante fue denunciado y detenido pero negó todo lo sucedido. Fue trasladado a alcaidía en Ciudad Judicial bajo la carátula de abuso sexual simple. El demorado ya tenía en su haber antecedentes de este tipo. Sin embrago, elude las acusaciones con reportes psiquiátricos que lo justifican alegando desequilibrios mentales.

Los familiares de las víctimas fueron denunciados por parientes del agresor sexual con la excusa de que «él es la víctima de esta patraña acusación».