Aborto legal | El norte católico aporta 22 de los 37 votos que ya anunciaron su rechazo al proyecto

juan carlos romero, cristina fiore, rodolfo urtubey

En Jujuy, Salta, Santiago del Estero y La Rioja el rechazo es unánime como ocurrirá con los sanjuaninos y puntanos. Lo curioso del caso es que estas seis provincias decisivas para el “no” suman poco más del 10% del padrón nacional.

Mañana comenzará a las 10:30 el debate en el senado sobre la legalización del aborto y se extendería hasta la madrugada del jueves. Se da por descontado que el proyecto aprobado por los diputados será rechazado porque el conteo previo da 37 votos en contra, 31 a favor, dos indecisos, una abstención y un ausente.

“De allí surge el peso geográfico de la decisión: 8 de las 11 provincias donde los senadores se han manifestado mayoritariamente por el ‘no’ son del norte del país. Aportan 22 de los 37 votos que se inclinan por el rechazo”, publicó hoy el diario Clarín que precisó que en cuatro de esos distritos coinciden en el “no” sus tres senadores, más allá de sus identidades partidarias. Son los casos de Salta, Jujuy, Santiago del Estero y La Rioja.

La unanimidad también abarca a las cuyanas San Juan y San Luis, aunque en este caso los votos “celestes” serían dos, los de Adolfo Rodríguez Saá y Claudio Poggi. La tercera senadora, María Eugenia Catalfamo está de licencia por un embarazo avanzado y también rechazaría la ley. Estas seis provincias decisivas para el “no” suman poco más del 10% del padrón nacional.

“En las provincias del Norte, muchas de las cuales registran los mayores índices de pobreza, es también donde el peso de la Iglesia Católica -con su prédica antiabortista- se hace sentir más fuerte. En varias se han hecho sondeos -a los que los legisladores se muestran muy sensibles- que indican que la opinión pública se inclina por el rechazo de la interrupción voluntaria del embarazo. El perfil más conservador de esas sociedades del interior tiene correlato entre los senadores, aunque de muchos se afirma que han definido su voto por cálculo electoral, al margen de sus convicciones personales”, precisa Clarín.