Lo anunció la ministra, Elizabeth Gómez Alcorta. También reconoció que el IVE tiene «mayores resistencias en algunos lugares» de la Argentina pero trabajan «para que el derecho a abortar sea realidad en cada rincón del país».

Según la ministra, la compra se realizó el sábado 2 de enero y las partidas de misoprostol servirá para proveer a todas las provincias para cumplir con la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). «El Ministerio de Salud ya hizo una compra para proveer a todas las provincias con misoprostol y prevé otra adquisición a través del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA)», dijo la funcionaria nacional en diálogo con CNN radio y señaló que esa adquisición permite obtener la medicación a «precios muy económicos».

Municipalidad de Salta

En cuanto a la resistencia de los sectores «celestes» que advirtieron que judicializarán la ley, Gómez Alcorta manifestó: «Sabemos que tenemos un país con regiones con muchas diferencias idiosincrásicas y hay un trabajo muy importante, que ya se empezó». En esa línea, agregó que es consciente de que «hay mayores resistencias en algunos lugares» de la Argentina, el objetivo es hacer que el derecho al acceso a un aborto legal sea una realidad «en cada rincón del país». «La ley garantiza el derecho a la objeción de conciencia, entonces habrá que ver en cada lugar donde muchos médicos recurran a eso cómo se construyen las redes de derivación para garantizar el derecho a abortar», consideró.

Tras la sanción el último miércoles en el Senado de la ley de IVE, la funcionaria explicó que, «en los próximos días, una vez promulgada la ley, una parte del proyecto empieza a tener efecto», en lo relativo a la «despenalización y extensión de causas penales abiertas» y subrayó que no hay necesidad de esperar a la reglamentación de la norma para esos casos.

La ministra reconoció que la operatividad de la ley de IVE «va a ser dispar desde el inicio, pero el Gobierno trabajará para que las redes de distribución lleguen a todos lados». Por último, la funcionaria evaluó sobre la sanción de la ley que «fue una lucha de décadas», en un «mundo que se dirige hacia pintarse de verde» y destacó que «hubo un trabajo transversal muy importante para llegar hasta acá» y una «clara decisión» del presidente Alberto Fernández.