El presidente electo aseguró que «el Estado debe garantizar que las mujeres pueda acceder a un aborto en condiciones de asepsia».

Alberto Fernández respondió este martes preguntas de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México. Una fue sobre el aborto legal. El presidente electo no titubeó al responder que el Estado debía garantizar el acceso al aborto.

«Yo no soy un hipócrita. Si hay algo que me complica la vida es decir lo que creo. Toda mi vida enseñé que el aborto nunca debió haber sido un delito. Y esta altura de los acontecimiento creo que no debe ser un delito y que el Estado debe garantizar que las mujeres pueda acceder a un aborto en condiciones de asepsia», dijo Alberto.

La actitud del nuevo presidente recuerda la frase que pronunció Néstor Kirchner el 25 de mayo de 2003. Aquel día, Kirchner aseguró que no iba a dejar sus ideas y principios en la puerta de la Casa Rosada.

Ayer en México, Alberto insistió con sus ideas previas a la campaña. Dijo que el aborto «es un problema de salud pública» y consideró que su práctica no debe ser castigada. Y aclaró que la legalización no implica que las mujeres sean obligadas a abortar.