El Flaco falleció en 2012 después de luchar contra un cáncer de pulmón.

El 8 de febrero de 2012 murió Luis Alberto Spinetta. Llevaba varios meses enterado de que padecía cáncer de pulmón.

Las primeras señales se dieron a mediados de 2011, cuando Spinetta canceló las presentaciones que tenía previstas. Una de ellas iba a ser en Salta. El Flaco debería haber tocado en el Teatro Provincial el jueves 14 de julio pero el show fue suspendido dos semanas antes.

“El 9 de mayo pasado Luis Alberto Spinetta fue intervenido quirúrgicamente por una lesión en su hombro izquierdo que le provocaba molestias desde hacía ya varios meses. Se esperaba una recuperación de estimativamente 15 días pero los dolores no solo permanecieron, sino que se hicieron cada vez más intensos. Tal es así que tuvo que cumplir con sus compromisos en dos oportunidades recibiendo infiltraciones para soportar la dolencia durante los shows. El pasado Martes 21 de Junio luego de que en un nuevo estudio le encontraran un quiste inflamatorio en la misma localización, la decisión médica fue intervenirlo nuevamente. El resultado de esta última cirugía fue exitoso y el pronóstico de su evolución es excelente pero debe estrictamente cumplir con un reposo absoluto por los próximos 30 días y allí someterse a una nueva evaluación. Por este motivo lamentamos comunicarles que nos vemos imposibilitados de realizar shows de cualquier índole hasta que las indicaciones médicas así lo permitan. Tanto Luis Alberto Spinetta como todo su staff nos comprometemos a reprogramar todos los compromisos laborales ni bien nos sea posible. Agradecemos su comprensión, nos disculpamos por las molestias ocasionadas y quedamos a la espera de una pronta recuperación de Luis para retomar el camino que desde hace ya tantos años venimos recorriendo junto a ustedes”, aseguraba un comunicado firmado por Juan Carlos Giacobino, representante del músico.

Los argentinos nos enteramos de la enfermedad de Spinetta poco tiempo antes del fallecimiento: a fines de diciembre de 2011, el diario sensacionalista Muy publicó la noticia, que ya circulaba entre los músicos y periodistas especializados pero que no trascendía para respetar la intimidad del artista.

Tras la difusión de la noticia, Spinetta publicó un comunicado confirmando la versión. “Desde el mes de julio sé que tengo cáncer de pulmón. Estoy muy cuidado por una familia amorosa, por los amigos del alma, y por los mejores médicos que tenemos en el país. Ante el aluvión de información inexacta, quiero aclarar públicamente las condiciones de mi estado de salud. Me encuentro muy bien, en pleno tratamiento hacia una curación definitiva”, escribió el Flaco.

“Quiero agradecer a todos por la buena onda que he recibido, y pedirles que no paniqueen, y no tomen en cuenta las noticias que han generado los buitres de turno. No tengo ninguna red social, ni Twitter, ni Facebook, etc, por lo tanto todo lo que lean al respecto es falso. Pertenezco a Conduciendo a Conciencia, y les recuerdo que ahora en las fiestas, si van a conducir no deben beber”, finalizaba el breve texto difundido a través de una de las cuentas de Twitter de uno sus hijos.

La noticia provocó conmoción y también el desempeño de “los buitres de turno”. Pocos días después, Caras envió un fotógrafo a mantener una guardia en la puerta de la casa de Spinetta para fotografiarlo en secreto. Las imágenes fueron tapa de la revista y causaron indignación entre los seguidores del músico.

El 5 de enero de 2012 Spinetta fue operado por divertículos. Permaneció internado hasta el 30 de enero en el Hospital Universitario CEMIC del barrio porteño de Saavedra, donde el 23 de enero pasó su cumpleaños 62. Los medios hablaban de evolución y la esperanza crecía.

Pero la ilusión duró poco: una semana después, el miércoles 8 de febrero, Spinetta falleció en su casa de calle Iberá, donde también tenía La Diosa Salvaje, el estudio de grabación que había construido a principios de los 90.