El hecho tuvo lugar el mes de enero, en Capital. Los uniformados le dispararon a un vecino al que acusaron de encubrimiento en el robo de una bicicleta. 

Los sargentos Rómulo Segovia y Pablo Exequiel Toledo, junto al cabo Víctor Cruz irán a juicio por los delitos de vejaciones calificadas con allanamiento ilegal, privación ilegítima de la libertad y falsedad ideológica, todo en concurso real. El pedido fue realizado por la fiscal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Bielke.

Municipalidad de Salta

Estos uniformados, en enero de 2020, investigaban el robo de una bicicleta, en el barrio Norte Grande. Ahí ingresaron a un domicilio donde hallaron al rodado y al ladrón que huyó por los techos. Quien pagó el pato fue el dueño de casa que aseguró no saber nada del robo. De todas maneras fue detenido por encubrimiento. Hasta ahí todo parecia un procedimiento de rutina. La violencia policial se desató dentro del móvil 1829.

La fiscal sostuvo que el vecino detenido resultó con disparos de posta de goma en sus piernas, lesiones en la cabeza y que los policías le “armaron” una causa para justificar su detención. Según la fiscalía, uno de los efectivos le dijo al vecino “a vos te vamos a llevar por encubrimiento” y luego lo subieron a la caja del móvil y lo esposaron.

Agregó que luego que uno de los policías le disparó en ambas piernas, mientras que otro le pisó la cabeza. Las lesiones fueron corroboradas por un informe médico realizado por el Gabinete de Medicina Legal del CIF.

Respecto a cómo apareció en la casa del vecino la bicicleta robada y qué hacía el delincuente refugiado en esa vivienda, la fiscalía aún no resolvió dicha investigación ni se informó de detención alguna.