En 2008, la artista tucumana buscaba la manera de volver a los primeros planos.

Hoy parece imposible, pero sólo un año antes de morir, Mercedes Sosa no tenía contrato discográfico y su carrera permanecía en una incertidumbre impropia para una artista de su talla.

En el libro La Mami, escrito por Fabián Matus y Maby Sosa, se cuentan los entretelones del resurgimiento final de la artista tucumana que volvió a los primeros planos gracias al disco doble Cantora, que contó con la colaboración de músicos de primera línea.

Matus, hijo de Mercedes, contó que la situación en 2008 era incierta. Ni él ni Mercedes sabían qué hacer para repuntar una carrera musical de décadas, respetada en todo el mundo. A Matus se le ocurrió entonces escuchar a especialistas de la industria para barajar nuevas opciones. Ya le habían dicho que no a empresas como Coca-Cola. Mercedes no quería quedar pegada a marcas. Había que buscar la manera de que la música fuera el principal impulso.

Una noche Mercedes y Matus fueron a cenar con Daniel Grinbank. El empresario y productor arriesgó una propuesta: un disco con artistas de la talla e Sting y Peter Gabriel con un show multitudinario en un estadio. La idea quedó picando en la mente de madre e hijo.

Lo siguiente fue la reunión con las discográficas. Cuando llegó el turno de Sony supieron que estaban en el lugar correcto. El disco con artistas empezaba a tomar forma. Eran tantas las canciones y los posibles colaboradores que se ideó un álbum doble.

Así empezaron a pasar los días y las grabaciones con invitados. Luis Alberto Spinetta, Charly García, Joan Manuel Serrat, Jorge Drexler, Caetano Veloso, Shakira, León Gieco, Pedro Aznar, Nacha Roldán, Diego Torres, Gustavo Santaolalla, Teresa Parodi, Gustavo Cerati, Fito Páez, oaquín Sabina y muchos más fueron de la partida.

El resultado fue un disco que marcó el respeto que los artistas tenían por Mercedes Sosa y que no se reflejaba en el trato de las compañías y los productores. Cantora, como dijo Liliana Herrero, mostraba que no se puede pensar el canto de la Argentina sin Mercedes y que no se puede cantar como si ella no hubiera cantado.

Las dos partes de Cantora se publicaron en marzo y en junio de 2009. Pocos meses después, el 4 de octubre de ese mismo año, Mercedes fallecía y dejaba un legado invaluable para la cultura nacional.