A 5 años del hundimiento del submarino ARA San Juan | Semblanza y rostros de los 7 tripulantes salteños

La última comunicación que se entabló con la tripulación fue a las 7:30 del 15 de noviembre de 2017. Un año después – 17/ 11/ 2018 – la nave fue encontrada a la altura del Golfo San Jorge, a 597 kilómetros de Comodoro Rivadavia.

Fueron 44 los tripulantes del submarino que se hundió en noviembre del año 2017. De ese total siete eran salteños. Acá una breve semblanza de ellos.

1.- Cabo Principal, Luis Carlos Nolasco. Nació el 3 de junio de 1987 en la Capital salteña y egresó en el año 2004 de la Escuela Técnica República de la India con el título de Técnico electricista. Se sumó a la Armada en el año 2007, vivía con su esposa y era padre de dos hijas que al momento de la desaparición del submarino tenían 4 y 7 años. Desde 2015 se desempeñaba como Auxiliar en el Cargo Electricidad del ARA “San Juan”. Sobre la avenida 100 y 27 de la villa balnearia de Mar del Sud fueron homenajeados los 44 tripulantes con un monolito y una placa recordatoria. Del acto celebrado en octubre del año pasado, participaron familiares del suboficial segundo, Daniel Fernández, y se recordó al cabo primero Luis Carlos Nolasco.

2.- Suboficial Segundo, Roberto Daniel Medina. Era de la localidad de Atocha, localidad de San Lorenzo. Tenía dos hijos y vivía en Mar del Plata con su mujer, también oriunda de Salta. Tenía 40 años y era el maquinista del submarino. Roberto se fue a Mar del Plata cuando terminó el secundario para ingresar a la Armada. Fanático del fútbol, en sus ratos libres era asistente de primera división y se desempeñaba en los campeonatos de las ligas infantiles y las inferiores de la Liga Marplatense como árbitro. Tenía gran experiencia en maniobras marítimas de patrulla en el Atlántico. La última vez que habló con su familia fue el 8 de noviembre, cuando aún estaba en Ushuaia.

3.- Cabo Principal Jorge Valdez. Había nacido en la localidad de Hipólito Yrigoyen, departamento salteño de Orán, el 7 de febrero de 1984. Estaba casado y tenía una hija. Cuando finalizó sus estudios se fue a vivir a Buenos Aires. Tenía 33 años cuando falleció dentro del submarino donde se desempeñaba como responsable del Subcargo Máquinas Auxiliares. Se había mudado a Mar del Plata para seguir la carrera en la Armada donde vivía con su familia. Era padre de una nena pequeña. Tras su desaparición, en el club local de su ciudad de origen, Independiente, portó en su camiseta una imagen del ARA San Juan en su honor y el de sus 43 compañeros. A su vez, en una plaza del pueblo construyeron un cenotafio para rendirle homenaje.

4.- Cabo Principal, Cristian Ibáñez. Nació en la localidad de San Ramón de la Nueva Orán, provincia de Salta, el 18 de agosto de 1981. Había ingresado a la Armada el 31 de enero de 2003. Formaba parte del equipo de radaristas del Ara San Juan. Sus hermanos vivieron con “mucho dolor y angustia” los días de búsqueda del submarino. Fernanda era su esposa y Lisa, su única hija. Su madre contó que la última vez que hablaron fue por teléfono, antes de que se embarcara.

5.- Cabo Principal, Alberto Ramiro Arjona. Oriundo de Campo Quijano, había nacido el 21 de junio de 1984, tenía 32 años, era maquinista del submarino, estaba casado y era padre de dos hijas. Vivía en Mar del Plata desde hace diez años. Ingresó a la Armada Argentina el 31 de enero de 2003 y llegó a ser Cabo Principal, alcanzando el grado de Suboficial Segundo en su ascenso post mortem en marzo de 2020. Integraba la Dotación Complementaria del Submarino A.R.A. “San Juan” en su última misión en 2017. Su primer embarco en la unidad fue el 17 de febrero de 2017. Su hermano Fernando fue uno de los cuatro familiares que se embarcó en el Seabed Constructor, el barco que halló al ARA San Juan.

6.- Suboficial Segundo, Víctor Marcelo Enriquez: 37 años, tenía dos hijas pequeñas. Era oriundo de El Quebrachal. La familia se mudó a Mar del Plata cuando él se sumó a la Armada el 1° de febrero de 1999.

7.- Cabo Principal, Sergio Cuellar. Oriundo de Salvador Mazza, había nacido el 22 de abril de 1982. Le encantaba jugar al fútbol y se había recibido de árbitro en el Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina. Era mecánico y cabo principal durante la última misión del submarino: por entonces Integraba la Dotación Complementaria del ARA “San Juan”. Tenía 35 años, estaba casado con María Laura y era papá de Bruno.