Hoy 12 de febrero conmemoramos la muerte de uno de los más escritores más populares de la literatura argentina y latinoamericana. Lo hacemos compartiendo los films Intimidad de los parques y El perseguidor, ambos inspirados en las obras de Cortázar.

Si bien Julio Cortázar (1914-1984) es más reconocido por su obra narrativa, con emblemas como Rayuela, su vinculación al cine es algo que también ha sido destacado en la vida del escritor que ideó a los cronopios. Hay más de una decena de films basados en obras de Cortázar, pero elegimos dos realizadas por directores argentinos y en un mismo año: 1965, mientras el autor comenzaba a destacarse de manera mundial gracias a la fama que le diera el llamado Boom Latinoamericano, del que participaron otras figuras de renombre, como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes.

Municipalidad de Salta
Sobre Intimidad de los parques podemos decir que se trata de la última película dirigida por Manuel Antín basada en relatos de Cortázar (tiene dos más). Se dice que el escritor no estaba muy convencido de la visión que tenía Antín sobre su obra. Se trata de una adaptación en simultáneo de “El ídolo de las Cícladas» y «Continuidad de los parques», cuentos que formaban parte del libro Final de juego (1956). Filmaron en Lima, Cuzco y las ruinas del Machu Pichu. Precisamente, uno de los aspectos que no agradaban a Cortázar era el escenario elegido, en vista de que sus cuentos hacían referencia a la Antigua Grecia.

En tanto El perseguidor es una adaptación del relato homónimo del libro Las armas secretas (1959). Es una especie de homenaje al músico de jazz norteamericano Charlie Parker. Seis años después de esa publicación vería la luz esta opera prima de Osias Wilenski. Sergio Renán interpreta a Johnny, el personaje principal. Al momento de dar su opinión, Cortázar solamente se mostró satisfecho con la música compuesta por Rubén Barbieri y ejecutada por Leandro “El Gato” Barbieri. El asunto es que también hubo un prolongado conflicto con el pago de los derechos de autor por lo que Cortázar nunca simpatizó con la película de Wilenski.