8M/ Las particularidades provinciales de un solo grito nacional

El 2º Paro Internacional de las Mujeres fue multitudinario en el país. A las demandas convocantes se le sumaron reclamos específicos de cada región que aquí pincelamos. De Salta y Jujuy a Ushuaia.

En Salta Jujuy las organizaciones de mujeres que recorrieron las calles de las ciudades también enfatizaron sus reclamos contra los femicidios cometidos en esas provincias en donde se registra la tasa más alta de homicidios del país. Los datos lo confirman: en nuestra provincia hubo 152 femicidios registrados entre el 2008 y el 2017, mientras en Juuy en el mismo periodo se pudieron verificar 69. Los números absolutos son menores a los de provincias grande como Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba; aunque si se cruzan el total de femicidios en Salta y Jujuy con el número de sus poblaciones se concluye que esas provincias del norte ocupan los primeros puestos en cuanto a la tasa de femicidios del país: el triste listado lo encabeza la provincia de Santiago del Estero con con una tasa de 12,58%, le sigue Salta con 12,51% y en tercer lugar se encuentra Jujuy con 10,24%. En esta última provincia las mujeres movilizadas exigieron que se declare la emergencia por la violencia de género, algo que en Salta ya existe aunque funciona bastante mal.

En Santiago del Estero también la manifestación fue multitudinaria y según los medios de esa provincia a las demandas convocantes se le sumaron dos específicos: ser visibilizadas como trabajadoras porque el trabajo en la casa no es reconocido ni está remunerado y para que se cumpla la Ley de Salud Sexual y Reproductiva cuya nula aplicación “nos están matando” denunciaron las manifestantes.

En Chaco, las diferentes organizaciones reclamaron igualdad de condiciones, justicia y la sanción de una ley que garantice el aborto legal, como así también la aparición con vida de Maira Benítez, la joven buscada desde hace más de un año. Los medios de esa provincia enfatizaron sobre la presencia de las mujeres de las comunidades originarias de esa provincia que marcharon hasta el Superior Tribunal de Justicia para entregar un petitorio a las autoridades en el que solicitaron, entre otras cosas, el rápido accionar ante casos de violencia y discriminación que sufren. Señalaron el caso particular de Dominga Arias, joven wichi de la localidad de Sauzalito de El Impenetrable chaqueño, que fue desaparecida, violada y asesinada el 13 de enero pasado y cuyo cuerpo fue encontrado en el paraje Somayem, de la provincia de Formosa. En el petitorio, señalaron que la mujer originaria sufre una triple opresión ya que además de sufrir violencia de género y de clase, son víctimas de discriminación.

Los medios cordobeses, en cambio, remarcaron el peso que en la organización de la marcha tuvo la Intersindical de Mujeres de Córdoba, quienes enfatizaron que en un contexto económico regresivo se requieren reformas laborales con cláusulas específicas destinadas a revertir la desigualdad que padecen las mujeres en sus espacios de trabajo: salarios un 27 por ciento promedio menores a los de los varones, dificultades de ingreso al mercado y trabas para acceder a puestos de jerarquía. A eso se suma la carga de las tareas del hogar, históricamente invisibilizadas y no remuneradas, y que implican en muchos casos una doble jornada laboral.

En Rosario, la principal ciudad de la provincia de Santa Fe, hubo intervenciones, actos de protesta, concentraciones en espacios públicos y una diversa y multitudinaria movilización verde y violeta al Monumento Nacional a la Bandera. La comisión de Mujeres del Sindicato de Empleados de Comercio, por su parte, recorrió las peatonales de Rosario en una movilización que reclamó igual salario a igual tarea.

En Mendoza, a las demandas que atravesaron todos las marchas del país se le sumó el recamo al gobierno por las denuncias de violencia física, laboral y acoso registradas en los últimos meses en esa provincia y que la prensa mendocina resumió en dos casos:  los aberrantes delitos ocurridos en el Instituto Próvolo de esa ciudad donde varios sacerdotes son investigados por abusar de menores hipoacúsicos y el caso del subsecretario de Trabajo de la provincia, denunciado por acoso laboral por varias empleadas.

En el otro extremo del país, en Ushuaia, cientos de mujeres marcharon, enarbolando como consignas principales la modificación al sistema electoral para que se aplique la paridad de género en el Concejo Deliberante, actualmente constituido por varones en su totalidad. Distintas organizaciones reivindicaron el recurso de amparo presentado ante la justicia para anular el pase a archivo de los distintos proyectos donde se proponía discutir la paridad de género. En esa provincia austral también se exigió la regulación del cupo trans para combatir la discriminación laboral dentro de ese colectivo de personas.