260 salteños manifestaron su intención de no donar órganos

Foto: semana.com.

Lo confirmó el coordinador del Incucai, quien aseguró que la donación «es un acto de amor y de hermandad hacia el prójimo».

A partir de la sanción de la Ley Justina, que establece que todas las personas son donantes de órganos a menos que aseguren lo contrario, 260 salteños manifestaron su intención de no donar.

Así lo confirmó Facundo Humacata, coordinador del Incucai. El funcionario agregó que «hay que donar órganos porque es un acto de amor y de hermandad hacia el prójimo«.

En una entrevista en FM Atlántida, Humacata contó que el sábado se realizó el octavo operativo de ablación en Salta: «Tuvimos una paciente de 37 años que tenía muerte cerebral. Esta mujer había expresado su voluntad de donar sus órganos en el año 2004, así que sólo tuvimos que comunicarnos con su familia para respetar esa decisión. Se ablacionaron hígado, que fue al Hospital Garrahan, riñones, que quedaron en Salta; el corazón que fue para para el Hospital Italiano, y las córneas, que también quedaron acá”.

“Fue un operativo muy grande, porque vinieron dos aviones de Buenos Aires, por lo que se necesitó el trabajo de la policía para hacer un cordón sanitario”, expresó.

Un cambio determinante

La llamada Ley Justina determina que todos los mayores de 18 años son donantes de órganos salvo que determinen lo contrario previamente mediante una constancia. Ya no existirá la figura del donante presunto, que le daba la última palabra a los familiares del fallecido respecto a una posible donación.

El nombre de la ley proviene de Justina Lo Cane, que murió el año pasado mientras esperaba un transplante de corazón. Tenía apenas doce años de edad.