20 de febrero | “La Batalla de Salta no tuvo sólo importancia militar, sino fundamentalmente política”

Así lo consideró el historiador Daniel Escotorín en la víspera de un nuevo aniversario de esta fecha clave en la gesta libertadora. Además recalcó la importancia de figuras salteñas como Apolinario Saravia y Martina Silva en el desarrollo de esta batalla decisiva para la independencia.

La conversación tuvo lugar en el programa Cuarto Oscuro, que se emite por radio La Cuerda (FM 104.5). Consultado por la consideración de Bartolomé Mitre sobre la Batalla de Salta, como la victoria militar más importante de nuestra país, el historiador Daniel Escotorín comentó: “Considero que las de Tucumán y Salta son dos batallas fundamentales en ese periodo de lucha por la independencia”.

En ese sentido, y poniendo la situación en contexto, Escotorín señaló que para 1812 emergen claros sectores independentistas tras la revolución de mayo. Mencionó a la Logia Lautaro como un ejemplo -San Martín, Alvear, Monteagudo- desde donde generaron una “especie de golpe” que haría emerger el segundo triunvirato.

“El primer triunvirato ya le había dicho a Belgrano, quien estaba a cargo el ejército del norte, que se replegara hasta Córdoba. Prácticamente le estaba regalando a España no solo el actual territorio de Bolivia, sino lo que es el norte argentino. Belgrano desobedece y se establece en Tucumán, tras realizar el éxodo en Jujuy, y ahí los espera a los españoles. Esto va a permitir esta contraofensiva para volver a recuperar el norte”, relató Escotorín.

El historiador además apuntó que ya en 1813 el contexto político se hacía favorable para los patriotas porque el 31 de enero comienza a sesionar la asamblea constituyente que tenía como misión declarar la independencia y sancionar la Constitución. Eso no sucedió, pero ya se daba un giro político distinto a lo propuesto por el primer triunvirato.

“La Batalla de Salta ocurre 20 días después. Ahí no hay sólo una importancia militar, sino también fundamentalmente política. Y esta es una batalla que desde el punto de vista militar fue impecable. Prácticamente duró medio día, aunque el día anterior se habían cruzado en algunos combates en lo que ahora es la zona de Castañares. Ese triunfo va a permitir asegurar un territorio de lo que hoy es el norte de nuestro país como frontera política y militar para lo que van a ser los años siguientes hasta lograr la independencia definitiva. Posteriormente Salta será un terreno de conflicto permanente porque va a ser tomada y reconquistada sucesivamente por españoles y criollos. De hecho ahí tuvo un rol preponderante la figura de Martín Miguel de Güemes”, expuso Escotorín.

Figuras salteñas

En cuanto al rol de los salteños en el desenlace del 20 de febrero de 1813, el historiador recordó que tras la batalla de Tucumán, en 1812, Manuel Belgrano comenzó a fortalecer su ejército con vistas a enfrentar al ejército español más al norte. “Cuando llega a Salta sí va a haber una participación importante de ciertos personajes. El más conocido es el de Apolinario Saravia, quien permite que el ejército se filtre por detrás del Portezuelo para llegar a lo que es actualmente la zona norte de la ciudad, algo que no esperaban los españoles. Pero también está Martina Silva de Gurruchaga, que va a participar de la propia batalla en la zona que ahora se conoce como San Lorenzo. También cabe destacar el trabajo de inteligencia que iban a realizar los patriotas en la ciudad, informando sobre los movimientos de las tropas de los españoles.